Actualidades en Bronquiolitis: del Empirismo a la Medicina Científica.

La Bronquiolitis es definitivamente una de las enfermedades pulmonares agudas más comunes en niños menores de dos años, una de las mejor conocidas por los Pediatras y una de las más confusas en relación a su tratamiento. Ya en la guía de la Academia Americana de Pediatría del 2006 resaltaba el franco sobretratamiento de la enfermedad así como el uso indiscrimado de muchos fármacos sin sustento fisiopatológico y en base a decisiones empíricas. Aunque algunos estudios e incluso un meta-análisis del año 2011 del grupo británico (Hartling L, et al) daban cierto soporte al uso de adrenalina nebulizada y en ocasiones esteroide (para más detalle ver las entradas previas del 21/01/12 y 22/01/12 en este sitio), la evidencia acumulada en estos últimos años y que incluyen ensayos clínicos de mayor calidad metodológica pone en tela de juicio tales recomendaciones. Era de esperarse que la actualización de la guía de la AAP publicada en 2014 resultara aún más restrictiva que su versión previa; de igual forma, conforme pasa el tiempo cada vez más y más asociaciones médicas y grupos de expertos a nivel mundial se posicionan en el mismo sentido.

Read More

Fluidoterapia de mantenimiento en los niños. Up to date. Julio 2015.

Excelente resumen por el Dr. Barreto

Medicina Critica Pediátrica

Michael J Somers, MD.

Les comparto un resumen de la traducción de actualización de líquidos de mantenimiento en niños de Up to Date. Que tengan un gran día.

INTRODUCCIÓN – La fluidoterapia conserva el volumen y la composición de los fluidos del cuerpo normal y, si es necesario, corrige las anomalías existentes. En los niños, la anormalidad clínica más común que requiere terapia de fluidos es la hipovolemia, principalmente debido a los vómitos y la diarrea por gastroenteritis.

Por lo tanto, es clínicamente útil dividir la fluidoterapia en dos componentes posibles: volumen para las necesidades homeostáticas (terapia de mantenimiento), y el suministro de fluido para cubrir el déficit (terapia de reposición).

  • La terapia de mantenimiento sustituye a las pérdidas continuas de agua y electrolitos que se producen a través de procesos fisiológicos normales. Estos pueden variar en función de la situación clínica subyacente del paciente y el entorno.
  • La terapia…

Ver la entrada original 2.589 palabras más

Pie plano

El pie plano (pes planus) es aquél que tiene su arco longitudinal medial disminuido o ausente y que puede ocurrir en forma aislada o con alteraciones del retropié, principalmente pie valgo (pes planovalgus). Los recién nacidos presentan característicamente pie plano debido a la laxitud ligamentosa fisiológica, persistiendo durante la edad de lactante, preescolar e incluso en los primeros años del escolar. Algunos estudios han documentado la incidencia más alta en los primeros 18 meses (hasta 97%), disminuyendo hasta un 26% a los 6 años y 4% a los 10. Algunos casos pueden persistir hasta la adolescencia e incluso la adultez. Es más frecuente en los hombres que en las mujeres, así como en el sobrepeso y la obesidad. Se reporta también cierta agregación familiar principalmente de los casos que persisten más alla de la primera década de la vida.

En la actualidad se reconoce que cierta proporción de pacientes pueden tener variantes dolorosas, rígidas o asociadas a déficit funcional o a otras alteraciones ortopédicas, sin embargo, la mayor parte de los pacientes cursan con la forma aislada, flexible, no dolorosa  y sin déficit funcional. Revisiones recientes ponen en duda el tratamiento con órtesis (cojinetes, plantillas, etc.) respecto a su eficacia y posibilidad de verdaderamente alterar el curso natural del pie plano, de hecho, algunos autores sugieren que más del 90% de los pacientes no ameritan tratamiento alguno.

En ese contexto surgen dos preguntas clínicas, ¿cómo establecer el diagnóstico y determinar si los pacientes requieren tratamiento? y ¿cuáles son las opciones terapéuticas?.

Read More

Reflexiones acerca del TDAH

“La infancia constituye un fenómeno relacional, diverso y desigual, que se construye histórica y socialmente. La medicina, la psicología y la pedagogía contribuyen a las representaciones de un determinado modelo de niñez “normal” que se articula con la construcción de diagnósticos del TDAH.” Pía Leavy

“Me siento incómodo con este concepto del subumbral que está presente en todo el DSM. ¿Cómo puedes tener 5 criterios y estar bien y de pronto tener uno más y resulta que tu cerebro está defectuoso? Tengo mucho problema con ese concepto. ¿Por qué no podemos decir que esos niños son normales?.” Dr. Kerry Hamburg, M.D.

Tras la somera revisión que se realizó en la entrada previa acerca de los elementos indispensables para establecer el diagnóstico de TDAH ahora es preciso enfocarse en la discusión y las controversias respecto a la existencia o no de esta entidad nosológica y que abarca aspectos sociales, culturales e incluso filosóficos. Y es que a la fecha, el cúmulo de información acerca de su etiología no es suficiente para establecer definitivamente la organicidad ni las bases neurológicas y genéticas del trastorno. Por ello, como sucede con muchas otras enfermedades, se apunta primordialmente a la multicausalidad  y a la presencia de un componente social importante. La complejidad del trastorno puede observarse a través de los diversos nombres que ha adquirido desde sus primeras descripciones en el siglo XIX hasta la fecha: corea mental (Demoor), defectos del control moral (Still), escolar inestable (Philippe y Boncourt), trastorno hipercinético (Kramer y Pollnow), síndrome de disfunción cerebral infantil (Strauss y Lehtinen), reacción hipercinética de la infancia (DSM-II), trastorno hipercinético de la infancia (CIE-9) y déficit de atención con y sin hiperactividad (DSM-III).

Read More

Diagnóstico del trastorno por déficit de atención e hiperactividad

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un síndrome que se manifiesta en la infancia con síntomas de hiperactividad, impulsividad y/o falta de atención. Los síntomas afectan la función cognitiva, académica, conductual, emocional y social. Las manifestaciones clínicas se agrupan en dos categorías de síntomas principales: hiperactividad/impulsividad y déficit de atención. Cada grupo de síntomas principales de TDAH tiene su propio patrón y curso clínico.

Ritalin

Hiperactividad e impulsividad

El comportamiento hiperactivo e impulsivo casi siempre se presenta en los niños pequeños. El subtipo de TDAH predominantemente hiperactivo-impulsivo se caracteriza por la incapacidad para permanecer sentado o inhibir (detener) conductas. Los síntomas de hiperactividad e impulsividad incluyen:

Read More