Sustitutos de leche materna


Inicialmente el post iba dirigido a analizar la alergia a las proteínas de la leche de vaca, pero terminó en la insistencia de retomar nuestro compromiso con la promoción de la lactancia materna.

Sucede que esta alergia alimentaria representa el día de hoy uno de los temas más controversiales respecto a su diagnóstico y tratamiento.

Aunque la descripción de esta entidad nosológica y las recomendaciones de las diversas asociaciones y organizaciones médicas serias referentes a su manejo son muy claras, los pediatras y otros médicos hemos hecho de este diagnóstico una moda que conviene no sólo a los intereses de una sociedad urbana, industrializada, capitalista, consumista, alejada de la naturaleza y llena de prisa, sino también, a los intereses de aquellas compañías que insisten en que la lactancia artificial es mejor o equiparable a la lactancia materna, contradiciendo a campañas mundiales y desinteresadas que promueven a esta última, a investigaciones serias que demuestran su efecto protector ante diversas enfermedades como son la desnutrición, el cáncer, las infecciones complicadas de vía aérea superior, la obesidad, la atopia, las enfermedades cardiovasculares, etcétera; e incluso contradiciendo a la naturaleza misma y sus principios pues a pesar de la adición de ácidos grasos omega 3, omega 6, DHA, hidrólisis extensa, vacas clonadas –ver noticia-, nunca nada semejará a la leche humana.

La lactancia artificial tiene indicaciones precisas, y en la misma lactancia artificial, cada uno de los sustitutos de la leche humana tienen usos explícitos (fórmulas basadas en leche de vaca, leche de soya, hidrolizados, etc.), muchas veces los desconocemos, al menos detalladamente.

Parece ser que para los pediatras ampliar nuestro conocimiento acerca de las fórmulas, aprender a calcular las calorías, la densidad calórica, el aporte proteico, la dilución, etcétera, nos hace expertos en “nutrición”, sin agraviar a ningún gastroenterólogo pediatra, pero resulta totalmente lo contrario, desconocemos recomendaciones tan simples, incluso “de abuelas”, respecto la lactancia materna.

No se trata solamente de un problema alimentario y nutricional del recién nacido y el lactante, sino de algo mas complejo que abarca aspectos inmunológicos, psicofisiológicos e incluso ecológicos (en el sentido estricto de la palabra).

La lactancia artificial, que ha sido descrita como “el mayor experimento no controlado en el mundo”, ha contribuido a que se descubrieran las propiedades inmunológicas de la leche materna y, desde los años setenta, se confirmaron las bondades insustituibles pare el lactante.

lactation

Un enfoque epidemiológico de la lactancia materna y su duración, como ocurre con cualquier otro aspecto de la higiene social que se relacione con el estado de salud y calidad de vida de la población, es responsabilidad del Sistema de Salud. Aparentemente el esfuerzo mexicano tiene resultados mixtos, en las poblaciones rurales y urbanas marginales no sólo los programas de promoción sino la misma pobreza, impulsan el uso de la leche materna; sin embargo en las zonas urbanas y de estas, en las principales ciudades se reporta una declinación considerable en su consumo. Diferencias similares ocurren entre las zonas norte, centro y sur del país, esta última con la mayor prevalencia de lactancia materna reportada. (Ver Breastfeeding practices in Mexico)

Así que nuevamente insistiremos en conocer los siguientes documentos:

Anuncios

2 thoughts on “Sustitutos de leche materna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s